Seguridad social: propuestas para su reforma (1)

Los tres partidos políticos más votados en la última elección coinciden en que se debe reformar la seguridad social uruguaya, tanto en el pilar de solidaridad intergeneracional como en el pilar ahorro individual obligatorio. Sobre este último aspecto hay diferencias de enfoque, que analizaremos en una próxima nota.

En  mi  opinión esta reforma debió haberse hecho en el año 2016, donde ya habían transcurrido 20 años de la anterior modificación sustancial del sistema. No solo no se analizó ni se proyectó la reforma, sino que se optó por aumentar las erogaciones del sistema, ampliando las prestaciones. En ese momento estaba en auge la actividad pero no se pensó que estas erogaciones rígidas hay que seguir cubriéndolas, a pesar de que disminuya el nivel de actividad económica y los ingresos de la caja del Estado, lo que efectivamente ocurrió.

El Frente Amplio (FA) – que es gobierno desde 2015-, el Partido Nacional (PN) y el Partido Colorado (PC) coinciden que deben hacerse cambios en la seguridad social en el pilar de reparto, para lograr que sea sostenible en el tiempo.

El FA no hace un diagnóstico con cifras de la gravedad del problema. En cambio, el PC señala el abultado déficit del pilar de reparto que totaliza más de 6 puntos del PBI, y que se espera empeore dadas las tendencias demográficas por el aumento de expectativa de vida, que ponen presión al sistema.

El PN señala que el presupuesto del BPS para el año 2019 prevé un déficit de 800 millones de dólares, que deberá ser cubierto con transferencias desde el Estado central. Esta cifra (que ya considera como parte de los ingresos más de 2 mil millones de dólares de la llamada recaudación afectada, es decir, recaudación ya destinada a transferirse al BPS) es el doble que en 2015.

Para hacer un análisis de la situación y las medidas de reforma a implementar, el FA propone la convocatoria a un gran acuerdo nacional sobre los principales desafíos a resolver en materia de Seguridad Social, donde participen del mismo todos los partidos políticos y organizaciones sociales del país.

En el mismo sentido, el PN propone crear una comisión de expertos de primer nivel designados por los partidos políticos, a los que se dará un año para realizar una evaluación cuidadosa de la situación, identificar posibles escenarios y definir un menú de estrategias de reforma que aseguren la sustentabilidad de mediano y largo plazo con una visión de la sociedad en su conjunto.

El PC avanza propuestas por donde deberían ir los cambios en el pilar intergeneracional administrado por el Banco de Previsión Social (BPS: entidad previsional administradora del sistema intergeneracional). Por ejemplo, propone un sistema de cuentas nocionales para el cálculo de las pasividades. Esto permitirá la reducción de la subdeclaración y la informalidad, en particular al comienzo de la vida laboral, dado que el trabajador será el primer interesado en realizar aportes.

También propone una adecuación de los parámetros del sistema (nota: edad, años de servicios, tasa de remplazo), en forma paulatina y programada, según las condiciones demográficas y económicas actuales y previstas, sin una modificación de los aportes e impuestos afectados al sistema.

El PN apunta a la elaboración de un plan de mejora de la recaudación del BPS. Se propone impulsar medidas que favorezcan la formalización sin castigar a quienes realizan aportes. Parte de esas medidas deben apuntar a incluir un núcleo de informalidad “dura” que comprende principalmente a trabajadores de bajos ingresos y de determinadas actividades (servicio doméstico, construcción, etc.).

El FA propone seguir ampliando la cobertura de protección social, incluyendo a sectores que están hoy fuera del sistema, y mejoras algunas prestaciones que hoy se otorgan y que amparan a sectores vulnerables. Propone revisar el alcance y mecanismos de compatibilidad entre el trabajo y cobro de prestaciones (jubilación parcial). El PC también propone fomentar el retiro gradual, tal que la persona pueda seguir trabajando, realizando aportes parciales y recibiendo jubilaciones parciales.

El PC propone crear un organismo regulador y de contralor de la seguridad social, incluyendo al BPS, cajas paraestatales y AFAPs, que haga el seguimiento constante de la salud financiera actual y proyectada de cada organismo y del sistema en su totalidad. En este sentido, el PN propone mejorar la eficiencia del gasto en seguridad social, aplicando nuevos instrumentos o adecuando los actuales, para que el Estado actúe centrando sus esfuerzos en la población de menores recursos.

Hay que aguardar a que luego del 1º de marzo de 2020, con el nuevo gobierno en funciones, que se instalen las mesas con los técnicos para realizar un diagnóstico y se propongan en forma concreta las vías de salida para que el sistema de seguridad social, vuelva a su punto de equilibrio entre ingresos y egresos.