Gobierno deslegitimó las ocupaciones laborales

El gobierno aprobó hoy un Decreto que deroga uno anterior que legitimaba las ocupaciones de los lugares de trabajo. También dispuso un procedimiento administrativo de desocupación en caso de que una empresa fuera ocupada.
En uno de los anteriores gobiernos se había aprobado el Decreto 165/2006, por el cual se afirmaba que la ocupación del lugar de trabajo era una modalidad del derecho de huelga.
Esta legitimación de la ocupación era inconstitucional porque un Decreto no tiene aptitud jurídica para hacer este tipo de apreciación jurídica y además la ocupación no es una modalidad de huelga. Es totalmente distinta a ésta por la sencilla razón de que la huelga es no trabajar y la ocupación es tomar el control de un establecimiento por los ocupantes.
Ahora el nuevo gobierno por Decreto del 16 de octubre de 2020 le quita legitimidad a la ocupación y por ello deroga el Decreto 165/2006.
El nuevo Decreto no permite la ocupación del lugar de trabajo. Por ello, en caso de que se verifique una ocupación, a instancias del empleador, interviene el Ministerio de Trabajo para intentar una conciliación rápida y a que los ocupantes depongan de la medida. Si esto fracasa, el Ministerio de Trabajo solicita la intervención del Ministerio del Interior para que a través de la Policía se proceda a la desocupación.
Hace 14 años que venimos sosteniendo que la medida de ocupación es ilegítima y que correspondía la desocupación administrativa inmediata con el fin de garantizar los derechos de libertades de trabajo y de empresa y el derecho de propiedad. Estas libertades y derecho no podían ser ejercidos porque la ocupación se los impedía.
El mes pasado el autor de esta nota presentó un proyecto de ley que iba en el mismo sentido que el Decreto aprobado hoy.
Ahora, entonces, ante una ocupación sindical del lugar de trabajo, se podrá obtener la desocupación rápida sin tener que recurrir a la justicia. Esta última en más de 40 casos ya dijo que la ocupación era ilegítima porque impedía el ejercicio de libertades y derechos de otros y ordenaba la desocupación.
Lo que resta ahora es que se extienda este procedimiento de desocupación en caso de ocurrir un piquete sindical a la entrada del establecimiento. Los gobiernos anteriores los legitimaron y en cambio la justicia dijo que eran ilegítimos.
En mi proyecto este procedimiento administrativo también era aplicable a los piquetes sindicales que bloquean la entrada a la empresa. Esperemos que el gobierno se direccione en esta misma línea.